Página de Patricia Rodón

noviembre 18, 2006

En Buenos Aires Herald

Filed under: Prensa on line — patriciarodon @ 5:41 am

The torch goes outThe presence of furniture removers prompts a sense of mixed feelings because the truck can mean progress or regression. The trucks loading in May and June at Fundación Antorchas, on the corner of Chile and Balcarce, caused that mix. A sad occasion after a brilliant career.
According to the last president, Josef E. Oppenheimer, the organization was started in 1987 with a twenty years expiry. Proceedings have been moved to a small office in Belgrano with a closing date of December 2006, when Oppenheimer hopes to wind up his last accounts. In its time, nearly one hundred million dollars were distributed in grants and scholarships, with a minimum of red tape, a combination of figures and administration which makes Antorchas quite an achievement. Beneficiaries included museums, such as the University of Buenos Aires’ once-dilapidated ethnographical museum, and the San José, Entre Ríos, museum of colonization, and young artists who were encouraged by Guillermo Kuitca from the foundation’s studio in Barracas, set in an old corset factory. And there were dozens of scientific projects funded and cultural initiatives supported. Projects even included two anthologies of Argentine short stories, translated into English by Norman Thomas di Giovanni and published by Constable, in London. What is billed as the “final report” reproduces a magnificent list of those who were graced with an Antorchas grant. During much of the two decades, the director, José Xavier Martini, controlled the ambitious programme of subsidies, assisted by Américo Castilla, who moved to the Culture Secretariat in 2003.
Antorchas was started when two businessmen decided to wind up their Empresas Sudamericanas Consolidadas, which ran considerable mining, industrial and commercial investments, sell the assets and bank the income with a non-profit venture in Liechtenstein which would administer a charitable foundation with operations in Argentina, Brazil and Chile. The twenty year spending plan has now run to a close.
During its existence, the well designed brick coloured refurbished building at the corner in San Telmo was a destination for men and women seeking support for carefully planned and budgeted projects. So Antorchas has a remarkable record and even if the end was expected, it is a sad farewell, with a wish for more of its ilk in Argentina. As one of the beneficiaries, having received help last year to publish a bilingual anthology of Argentine poetry in Britain in 2004 (Twenty Poets from Argentina), it is hard to say “thanks and goodbye.”

(C) Andrew Graham-Yool, en Buenos Aires Herald.

noviembre 12, 2006

Filed under: Entrevistas — patriciarodon @ 6:16 am

Con Patricia Rodón, primer premio de Poesía del Certamen Vendimia

La Subsecretaría de Cultura instituyó para esta convocatoria del Certamen Vendimia un primer premio importante, tanto en Cuento como en Poesía, consistente en la edición de un libro individual y la suma de mil pesos en cada caso. El jurado, por su parte, decidió otorgar menciones. En Poesía ,a María de las Mercedes Gobbi por “Fiebre para saciar” y en Cuento, a Daniel Armando Herrera por “Gemas en el fango”; a Ema Cristina Derlindati por “Asuntos de vida… o suerte” y a Gabriel Dalla Torre por “Teoría de la memoria”.
Licenciada en letras, periodista y editora de “El Altillo”, Patricia Rodón ganó el primer premio del Certamen Literario Vendimia 2001 de Poesía. Nacida en 1961, es autora de varios libros inéditos, entre ellos Estudio voyeur, que ahora le publicará la Subsecretaría de Cultura. En 1998 editó Tango rock y ha hecho conocer algunos de sus trabajos a través de diarios y revistas. Ha tenido otros premios locales y nacionales, como el primero de la Fundación Inca y el primero del concurso organizado por la editorial Último Reino junto con la UBA en 1992.

-¿Tu poesía es la parte sustantiva de tu personalidad o tu personalidad es más intensa todavía?

-Mi personalidad es más intensa porque está lo verbal, lo gestual y los énfasis y todo lo que uno pone en la oralidad, mientras que en la poesía hay otros silencios, otras pausas, etc. Yo vivo intensamente y a la hora de escribir, creo, eso también se traduce.

-¿Qué sentimientos te mueven a escribir: el amor, la ira, la insolencia, el dolor, la injusticia social, la fatalidad metafísica?
-Todos. Obviamente, depende del poema que esté escribiendo. En un libro predomina una mirada o un tema y en otros, otra mirada y otro tema. Básicamente, siempre se escribe sobre lo mismo, sobre el amor, sobre estar vivos y cómo se está vivo. Es como hacerse cargo de ese sentimiento de incertidumbre que trae un amanecer aciago o una noche magnífica, una noticia trágica o un beso bien dado.

-¿La poesía es una escritura peligrosa, una experiencia extrema como la mística?

-Siento que la poesía es un camino de conocimiento. Por lo menos a mí me ha servido para reflexionar. Sobre todo la que leo, no la que produzco. Ha sido absolutamente iluminadora. Ha habido palabras, versos y autores clave que no sé si me han dado respuestas, pero sí han traducido sus preguntas de la misma manera que yo las sentía, con esa intensidad o desde esos lugares. Y digo que es camino porque es un devenir constante, una tarea que nunca se acaba.

-¿Y a la hora de escribir?

-Me sirve para pensar en mí misma, sobre mi entorno y las realidades más próximas, las que más me pegan y movilizan.

-¿Cuáles son tus enemigos y cuáles tus apoyos?

-Enemigos, ninguno. Cuando me pongo a escribir, primero se me aparece el título y ahí está toda la idea del poema. Lo que hago, entonces, para ponerlo en términos de dibujo, es como escribir a mano alzada. Tengo totalmente claro lo que voy a decir. No sé si los lectores notan esa fluidez. Hay poemas más trabados, con una redacción más intrincada, pero eso no aparece en mis trabajos. Cuando empiezo a sentir que hay ruidos, que falta aceite en el verso o en la idea, es porque no está lo suficientemente claro y todavía no lo puedo decir. Escribo sin querer, porque ya lo quería, ya estaba querido, y entonces el poema pudo desenvolverse solo, de un tirón.

-¿Significa que no corregís nada?

-Corrijo muy poco. No estoy recomendando nada. A mí me sirve como método, porque si tengo que corregir, para mí significa que no sirve. Si no le encuentro la punta al ovillo, lo borro de la computadora.

-¿Qué diferencias estilísticas apuntarías entre “Tango rock” y “Estudio voyeur”?

-Varias diferencias. Primero porque “Tango rock”, fundamentalmente, es un libro plural. Es muy barroco, barroco moderno. No sé qué otra definición darle porque no creo que sea neobarroco, sino que hay mucho vocabulario y muchísimas imágenes. En este sentido, me han comentado que son agobiantes, pero la imagen es mi manera de expresarme, mi cauce. Hay muchas voces. No lo digo en el sentido de que sea coral sino que los poemas hablan y cuentan cosas de mucha gente: circunstancias, personas, paisajes, ciudades. Sólo al final hay poemas de amor, y es como que ahí me centro un poco más en la voz lírica de la poeta. “Estudio voyeur” es más sintético, hay una graduación más madura. Es más contenido en el sentido de ser más preciso en el lenguaje, más escueto en la cantidad de imágenes o en cómo están administradas y tiene dos partes. Una, donde los poemas son más extensos y tienen bastante de plural, y la otra, que es como una mini-historia contada en poesía y totalmente auto-reflexiva. Van contando la historia y al mismo tiempo van pasando cosas. Espero que los lectores vean eso que va pasando. Este libro es una transición con respecto al próximo, que está inédito.

-¿Te animás a decir qué poetas de Mendoza escriben bien y por qué?

-Sacando a la inefable figura de Fernando Lorenzo, que cada vez lo extraño más, creo que Julio González es un gran poeta. Quizás ha estado opacado, mientras Fernando vivía, por su figura, pero es un gran poeta tanto por la hondura de los temas que trata como por la mirada, que es auténtica, de un auténtico poeta capaz de encontrarle poesía a lo más cotidiano. Sus poemas tienen unos climas notables, tienen calma, gestos y caricias que pueden percibirse. Y también José Luis Menéndez. Creo que tiene muchas cosas para investigar dentro de sí y por lo tanto para manifestar en su poesía. Quiero aclarar que podría dar una larga lista de buenos poetas, pero para ser estrictamente justa nombro a ellos dos, que son realmente notables, están diciendo cosas importantes y muy bien dichas.

-Más allá de lo material, ¿qué te ha significado el Premio Vendimia?

-Me ha dado una gran satisfacción porque diez años después de haberlo ganado, un jurado mendocino me ha vuelto a leer y me lo ha vuelto a asignar. Desde lo íntimo, no ha dejado de regocijarme, porque es como haber dicho: léanme otra vez, a ver si les gusta. Les ha gustado y, además, es un aliciente para seguir trabajando.

Entrevista de Andrés Cáceres. En Diario Los Andes.

De Estudio voyeur

Filed under: Poemas — patriciarodon @ 5:26 am

Los misterios que merecen ser salvados

El resplandor que sale de la voz de los cantantes
La confusión del adn de los muertos
La canción de una niña a su muñeca
Los poemas que se llevan como amuletos
Las cosas que se mueven en el final del viento
La asamblea que discute en el insomnio
El micrófono escondido en los secretos
El canal privado de los sueños
Las manos de los músicos
La insondable noche y las estrellas
El pie salvaje de las bailarinas
Los abrazos de los que vuelven
El silencio y su eco
Los blues que son la tristeza en su belleza
Los besos que son campanas que suenan para adentro
El goce y su pura alegría
El aire que circula entre las palabras de amor
Los ojos de las mujeres cuando se pintan los labios.

La última romántica (fragmentos)

Más luna y luna y luna
y el viento del final del verano
y palabras en las palabras
Yo me ponía a mirar para atrás
Quería decir cosas profundas
cosas como medallas
como con soles cosidos por adentro
Quería decir cosas de mujer de saxo
cosas de tierra y de aire.

Lo más adentro
Lo que oye pasar la sangre
Aquello que transita sombríamente en mí
Sólo rumores y nombres que no entiendo
Y este lamento que me besa los pies
Y me deshoja
Sólo palabras escritas en un sueño
una presilla negra en la voz
y la luz escandalosa de la luna
Un baile con un rey a medianoche
Algo cautivo al principio de los ojos.

Ahogados en el fondo de los ojos
puestos a secar en el lado ciego de la luna
plegados y desplegados detrás de la cortina del ocaso
recortados por las hachas del viento
llenos de lo salvaje concretos vivos
cercados por el fuego
perdidos en lo húmedo
nuevos crudos
una y otra vez vencidos y arrancados
clavados a un grito a un árbol quemado
cayendo y volviendo a caer
como una rosa golpeada por el tiempo
hacer y deshacer el cuerpo
la copa de la harina el molino del agua
heridos con el dulce puñal de la saliva
con la boca iluminada con pedazos
una y otra vez ombligos y combates.

De Estudio voyeur. Mendoza, Ediciones Culturales, 2001. (1990)

De Tango Rock

Filed under: Poemas — patriciarodon @ 5:00 am

Con las medias rotas

No me preguntés por qué bailo en el filo de la voz
ni por qué un rocanrol de los noventa
ni por qué la noche en la espalda
y la mini cada vez más corta
Tengo que decirte cosas pero mi sol desafina
No sé qué tira de la piola de los sueños
Apenas soy una mujer cruzando un puente
Llevo pañuelos rojos y besos y zapatos
Soy como una lista de episodios en un índice
Tengo que contarte cosas pero mi sol está mal
La efeeme araña la pared como un insecto
y los vasos se quiebran tres veces en nombre del amor
Se me abre el corazón a cada rato
Tengo que mostrarte cosas pero mi sol desafina
El final del vino me arranca los ojos la niña se me ahorca
y la puta cose sábanas en el balcón que mira a la autopista
sin más recuerdos que un poema
a veces
y una fiesta.
Mujernícola

Un roquero bailará sobre vos el día de las encarnaciones
y tu alma ya nunca volverá a su lugar original
Cada vez irás más rápido
y sentirás un moño de sangre en el estómago
El amor manejará los comandos de tu mente
y serás como un packman en un flipper
Te pondrás sutilmente más frágil y más mala
y te irás alejando de la gente
Irás haciendo círculos todavía más pequeños
Como nunca leerás con fruición
y cultivarás el humor negro
Estarás más sola
y creerás que la que habla por radio sos vos
Tus palabras se harán pocas sencillas y precisas
Escribirás en piloto automático
y parecerás en estado de gracia
como una santa de vitraux
Correrás re loca alrededor de un olimpo de plástico
y los poemas serán tu video de la realidad
Todo te saldrá bien pero incompleto
Irás envejeciendo lentamente como una casa
como un libro como un peine
y en tus besos habrá sordinas y sucios negocios de amor
Tu vida será una de esas películas que nunca pudiste ver
No escaparás y no te importará salvarte
Un día sentirás la presencia del ángel
Irás hasta las puertas del cielo y tocarás timbre
Serás la más aplaudida del burdel.

Tango Rock

En su nombre se invocaban entidades cósmicas
Los sahumerios colaboraban transmutando vibraciones
purificando reuniones y ceremonias
A veces para descubrir qué había debajo
era preciso cortar hacer un tajo con la lengua
Nos escribíamos canciones en la piel
con la gilette del primer punk
que colgaba del cielo como un columpio roto
y nos mirábamos con rosas oxidadas en los ojos
y nos íbamos a decir lo que no se podía
y a tocar timbres en el alma y a tomar venganza
Andábamos por ahí haciendo cosas inútiles
con la data mal conectada
viendo películas donde ganaban los locos y los ángeles
El amor era todavía apenas una hipótesis
un severo recuerdo un defecto en un tresillo
Eramos como un tango del futuro
como poner una viola en cuatro cuartos
y tomar cerveza dentro de una lata
En su nombre éramos pájaros nocturnos
y caminábamos con grandes pasos por la ciudad
y hablábamos de ir a visitar el cementerio
donde románticos vampiros vestidos de soirée
nos esperarían para mostrarnos el último muerto
Pero sólo en su nombre venían a saludarnos
los castigados espíritus de la noche
las sonrisas naufrágicas de las vírgenes
las palabras míticas el corazón de los dioses
los adanes y las evas mordidos en el sexo
No nos arrepentíamos de casi nada
Teníamos una pacífica asamblea dentro de nosotros
teníamos amigos y radios y teclados
Teníamos extrañas esperanzas de fin de siglo
sólo un amor sin retorno y no morir aún
No era sencillo vivir con la sangre afinada como un bajo
con las ventanas abiertas en invierno
y negras cortinas ahorcando el mediodía sobre la cama
Pero sólo en su nombre empezamos a querernos
a puntearnos la sombra de los ojos
a tocarnos la voz a sonar distinto
con un ritmo de sueño de epopeya de buen poema
leído alrededor de una mesa en el fondo de un bar
Eramos tan posmo
tan derechos por fuera y torcidos por dentro
Eramos aristócratas modernos y creíamos
que habían hecho un especial de terror para nosotros
y nos sacábamos ocho en los test del café
con los cables apuntados a marte
y los ojos mirando para adentro
Siempre estábamos esperando algún nuevo milagro
como si no fuera nuestro el escenario
que había que inventar todos los días
mientras la boca de los locutores
escupía ciudades quemadas premios nobel
mierda civilizada y flores muertas sobre el almuerzo
Entonces leíamos para recordar
como en farenheit 451
y escuchábamos a spinetta para salvarnos del mal
y comprarnos un pase a la eternidad
en la oficina a distancia de los sueños
A veces nos sentíamos personajes de un clip
Eramos como del futuro pero en el presente
Nuestro destino no era mejor ni peor que cualquier otro
aunque buscáramos como locos la palabra exacta
el goce perfecto el cuerpo en el alma
y los agujeros negros nos obsesionaran
y la memoria nos repitiera
las pasiones se curan con pasiones
Pero sólo en su nombre
nos quedábamos pegados a cualquier cosa
como si el presente no fuera más que eso
el álbum de un instante el flash de un gesto
los ojos con leones saltando aros de fuego
la calle vista desde un séptimo piso
Andábamos y temíamos a la noche
que reunía a los fans del paraíso
para dictarnos las oscuras leyes del amor
y ver el agitado transcurrir de los sueños
con el corazón atrevido y las manos apretadas y juntas
En todas partes estábamos nosotros
y sentíamos hasta el aire que desplaza un péndulo
Sabíamos claramente qué esperar uno del otro
por eso decíamos en la mitad del puente todo está bien
y repetíamos la letanía contra el miedo
para alejar a las sombras y al dolor
A veces nos confundíamos por teléfono
mientras los minutos volvían como un boomerang
Pero sólo en su nombre se desordenaba el tiempo
como un mazo de cartas que se ha caído al suelo
y nos llenábamos de poder
como los magos y los ciegos.

De Tango Rock. Mendoza, Diógenes, 1998. (1988)

noviembre 10, 2006

En diarios

Filed under: Artículos y críticas — patriciarodon @ 6:22 am

Indagar en la mirada

Estudio voyeur, de Patricia Rodón. Mendoza, Ediciones Culturales, 2002. 70 páginas.

 

En un momento de auge del derrotismo, la superficialidad, la frivolidad y el sentimentalismo, es bueno alegrarse por la aparición de libros como Estudio voyeur, de Patricia Rodón, que viene a convertirse en una apuesta magnífica, gritando la alegría feroz del poema, desglosando salvoconductos más allá de las convenciones cristalizadas.

Rodón tienta sus límites desdoblándose a sí misma con una envidiable determinación poética, que le permite abrirse paso y adelantarse, adentrarse, en base a un estilo personal, de donde extrae la energía y, al mismo tiempo, el camino lírico. Entonces hasta la anécdota del poema se contamina de la extrañeza que brota de las imágenes, para decir lo suyo desmontando su sentido habitual, porque trae la canción de una niña a su muñeca / los poemas que se llevan como amuletos.

Estamos hablando no sólo de imágenes sino de estados del alma a la luz de cierta furia en la síntesis, en la concentración (Nuestro amor da miedo, Dame el mar, Bailar frente al espejo es peligroso). En estos poemas no hay decorados sino más bien valores, y eso marca una diferencia tajante respecto de la mayoría de los poetas de su generación, confesando o advirtiendo con una sola palabra vine hasta aquí.

En ese marco, no es menor el tema de la interrogación por la propia identidad en su devenir metafórico, mostrando que las reminiscencias con otros poetas familiares se diluyen en tonalidades personales ante la corriente del libro. Rodón combina lo abstracto y lo concreto, mezcla la firmeza y el titubeo, la certeza y la duda en partes no siempre iguales dentro de lo que se puede reconocer como “rodoniano” en la atmósfera más que en la entonación, más allá de perfumes relacionados con Alejandra Pizarnik, Liliana Lukin o Diana Bellesi, de las que se diferencia y desprende por su forma de encarar las alusiones impresionistas y la incertidumbre que caracteriza a las autoras citadas.

Aquellas aparecen trabajadas en Rodón desde su anterior Tango Rock, del que este texto se despega con dolorosa maduración y mayor intensidad, a la manera de una epifanía, “desnuda como un color sin nombre / con los ojos mordidos. / Cada vez más aquí. / Cada vez menos fácil”. Lo suyo es la apropiación de un sistema simbólico. No en vano Estudio voyeur enriqueció el Premio Vendimia de Poesía, obteniéndolo merecidamente en 2001.

Raúl Silanes

En diario UNO. 18 de mayo de 2003.

noviembre 6, 2006

Festivales

Filed under: Prensa on line — patriciarodon @ 3:52 am

En diario Clarín.

En diario Página/12.

En Terra.

En Rosarinos.

En la Sea. Sociedad de Escritores y escritoras de Argentina.

En diario La Capital.

Feria del libro

Filed under: Prensa on line — patriciarodon @ 3:36 am

En Prensa Mendoza.

En Estrada.

Diversa cosa

Filed under: Prensa on line — patriciarodon @ 3:13 am

En diario UNO.

En diario UNO.

En diario UNO.

En diario UNO.

En diario UNO.

En diario UNO.

En diario UNO.

En diario Los Andes.

En diario Los Andes.

En diario Los Andes.

En Technorati.

En Pormenores.

En revista Dionisio.

En Antorcha Cultural.

En AV Tuition.

En SOS/ Ele. Recursos literarios.

En el Diario de la Cámara de Diputados de Mendoza.

En Montón.

En Adverbios modales.

Ni un euro y todo es mentira

Filed under: Librería on line — patriciarodon @ 3:07 am

En Amazon. A la inglesa.

En Amazon. A la francesa.

En Amazon. Con tinta china

Gente peligrosa

Filed under: Lectores entusiastas — patriciarodon @ 2:55 am

En Razón atea.

En La fulana.

En Psicocisne.

En Blogulag.

En La encrucijada.

En 20.000 leguas. Poemas y canciones.

En Fulanamente. Antipoesía erótica y social.

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.